El estudiante que estudia derecho, es abogado ¿ el estudiante que estudia artes es artista?

Resumen

 El arte habita en la lógica de lo invisible, es decir, no encuentra en la realidad – supuestamente – objetiva ningún indicio de autenticidad que asegure un piso firme de verdad. Se admite la idea de  cultura como ficción, pero sus significados insertos en procesos comunicativos ofrecen pistas para mapear la complejidad de los fenómenos sociales: el arte, por ejemplo. El modelo de Umberto Eco propuesto en Las clasificaciones de los signos despliega posibilidades para observar que la significación no se construye bajo cimientos estables o claros. El auge de la comunicación es el signo de una era que busca crear mundos posibles.

Palabras clave

Cultura – ficción – procesos comunicativos – fenómenos artísticos – verdad

 

¡Por fin! se acabaron los objetos referencia, las líneas, los colores, las formas, los contornos, los pigmentos, las pinceladas, las evocaciones, los marcos, las paredes, las galerías, los museos, se acabó el realismo, se acabó la torturada contemplación de la endiosada Pintura Plana, ya no se necesita audiencia, sino un destinatario que puede ser o no ser una persona y puede estar allí́ o no, se acabo la proyección del ego, tan sólo el artista, en tercera persona, que puede ser alguien o no ser alguien, ya que nada se le pide, ni siquiera la existencia. Tom Wolfe, La palabra pintada, p. 115

 

Introducción

Voltaire dijo acerca de Dios que «Dios no existe, pero no se lo digáis a mi criado, no sea que me asesine durante la noche». Transforme la palabra Dios en una variable y sustituya: democracia, gobernador, nación, dinero, cultura, filosofía, arte, sociedad, etc. La realidad tiene tantos creyentes.

Parece que no existe la representación pura y simple de lo real. La cultura proporciona cierto tipo de ropaje. El cuerpo desnudo no existe más en el mundo natural, sin embargo es necesario pensar una resistencia frente al sentido que busca estructurar o cosificar el mundo. El texto es una invitación para pensar a la cultura como una ficción, pero dónde empezar con tan semejante hazaña cuando las sociedades han vivido durante siglos bajo la idea de que la verdad tiene un fundamento profundo en alguna parte del universo y lo defendible no se encuentra en la mundaneidad de lo cotidiano. Roland Barthes mediante el barómetro de Flaubert afirma “nosotros somos lo real y no sus contenidos contingentes” , es decir, el exceso mismo de una realidad significada aterriza en referentes que no observan más que lo utilitario o funcional.

La cultura está inmersa en procesos comunicativos. Poco importa que, cualquier significación consiga una categoría de lo verdadero dado que los acuerdos sociales no dependen de estos para edificarse. Umberto Eco en Las clasificaciones de los signos despliega un modelo que puede funcionar como Caballo de Troya para introducirse en la difícil tarea de arrancarse la idea de una realidad estable: otros mundos son posibles. El texto no abarca a todas las instituciones ni mucho menos a todos los fenómenos culturales. Tampoco aborda a todo el fenómeno del arte: el punto de partida son ciertos fenómenos – seleccionados a modo de observación – que se introducen en procesos comunicativos bajo la intención de signos voluntarios-involuntarios inscritos en una intención emitida por parte del emisor y atendido por un receptor.

Cultura y ficción

Harari Yuval Noah en De animales a dioses empieza por distinguir un “orden natural” como un orden estable: no hay ninguna probabilidad de que la gravedad deje de funcionar, aunque la gente deje de creer en ella. Por el contrario, el “orden imaginado” se encuentra siempre en peligro de derrumbarse. La cultura se desvanece cuando la gente deja de creer. De modo que, el orden imaginado es obligado a realizar esfuerzos continuos y tenaces para convencer a sus creyentes. A pesar de que, el orden imaginado sólo existe en nuestra mente, puede entretejerse en la realidad material, es decir, la constitución política de los estados unidos mexicanos no sólo habita en ideas. Existe una maquinara estatal que encarna la creencia y encarcela a los agresores de la ley.

Peirce define a tres categorías para explicar la experiencia humana y, sobre todo lo que interesa en este texto: la complejidad que existe en los procesos comunicativos que se alejan de la significación o situación sígnica. Primeridad es la concepción del ser y del existir independientemente de otra cosa. Segundidad es la concepción del ser relativo a algo diferente y Terceridad es la concepción de la mediación por la cual un primero y un segundo se ponen en relación[1]. Cabe recordar que, no tenemos acceso a la Primeridad, es necesario un distanciamiento, es decir, no se tiene un acceso inmediato a la gravedad, más bien postulados que describen los fenómenos.

La segundidad es la categoría del hecho que se produce aquí y ahora en un espacio y tiempo determinados. Es la categoría, de la relación causa-efecto, de la acción y reacción. La segundidad incluye la primeridad: un objeto en el continuo encarna una cualidad y existe por el simple hecho de estar manifestándose en el orden natural. La segundidad habita lo discontinuo: ahora escribo una palabra, luego otra y otra. La terceridad es el campo intermedial entre la primeridad y segundidad. La terceridad es la categoría de una ley fundada en el dominio humano.

Nicole Everaert define a la terceridad como la categoría de la cultura, del lenguaje, de la representación, de los signos, del proceso semiótico, de los hábitos, de las convenciones, del arte, etc. Harari Yuval Noah plantea dos conceptos para analizar a profundidad la terceridad:

  1. El orden imaginado que modela los deseos. Los seres humanos nacen bajo parámetros preexistentes y sus deseos están modelados desde el nacimiento por sus creencias dominantes edificadas en la cultura. El deseo personal se convierte en la defensa más importante del orden imaginado.
  2. El orden imaginado es intersubjetivo debido a la existencia en la imaginación compartida de miles de millones de personas. (Yarari, 2014)

Lo intersubjetivo es algo que existe en el seno de los procesos comunicativos, es decir, la comunicación está emparentada con la significación para conectar a muchos individuos en función de un campo establecido de codificación.

Los procesos comunicativos sirven para construir y mantener la realidad de las interacciones sociales. La cultura legitima procesos de significación definiendo estructuras de orden. Rutger de Graaf en Introduction to Communication Science define lo siguiente:

  1. Edward Tylor define a la cultura como un “todo complejo” que incluye los conocimientos, las creencias, el arte, la ley, la moral, las costumbres y otras capacidades o hábitos como miembro de la sociedad.
  2. b) Triandis define al conjunto de procedimientos compartidos de hacer las cosas en una dirección como cultura.
  3. c) Geert Hofstede afirma que la cultura es una programación colectiva de la mente que distingue a un grupo, nación o sociedad de otros. (Graaf, 2016)

La comunicación intenta otorgar sentido al mundo, pero esto sólo es una ficción en la medida en que, las culturas son observadas sin caer en la tentación de definir los hechos desde un significado estabilizado que obligue o instituya la correcta forma de representación.

La significación se constituye mediante un orden simbólico. Los códigos culturales o las prácticas artísticas han sido formadas bajo la interpretación, es decir, aquello que en un principio era sólo un orden imaginado deviene en la historia como comunidades humanas que comparten los mismos campos de creencia. Nicole Everaert dice que “toda experiencia artística necesita a la vez el dominio del simbolismo establecido y su subversión o modificación” (Everart-Desmendt, III). Una función del arte puede entenderse como la necesidad de transformar, convertir, alterar el simbolismo enmarcado en  un determinado espacio-tiempo de cualquier sociedad. El arte no necesita exclusivamente crear objetos para funcionar en la cultura o sus instituciones.

La originalidad de un obra de arte es compleja debido a la imposibilidad de encontrarse en un lugar estático. Un artista no sólo es un receptor que emite un mensaje a través de un objeto para un receptor dentro de un proceso de significación estabilizado. Incluso, el significado de un objeto artístico puede trazarse con otros integrantes del mundo del arte: galerista o marchand, curador, crítico, coleccionista o subastador y más allá. Los griegos nunca percibieron sus actividades bajo la categoría artística, no obstante, el paso de lo siglos les otorgó ese lugar. El  fenómeno del arte puede encontrar en sus procesos comunicativos la creación de relaciones posibles, es decir,  la construcción social de la realidad puede ser excesivamente flexible.

Humberto Chávez Mayol en Re-conocer; apuntes, estrategias y tácticas define el fenómeno del arte como un “operador de sentido” que bajo ciertas estrategias interpretacionales, individuales, colectivas, culturales, configura una función estética. Él mismo plantea: una pragmática interpretativa en un proceso de semiosis que posibilita desplazamientos de un interprete o una comunidad interpretante creadora o receptora. El arte se constituye fundamentalmente a partir de operaciones de sentido, es decir, experiencias relativas que buscan aterrizar en representaciones relativas para la constitución de la realidad.  La mayor fortaleza de lo artístico radica en admitir a la fantasía como el pilar más fuerte de la cultura.

Modelo de análisis de realidad

Umberto Eco en Las clasificaciones de los signos despliega un modelo que admite la emisión de los signos como recibidos voluntariamente (+) o involuntariamente (-) por parte del emitente (E) o del destinatario (D)  y teniendo en cuenta este último puede atribuir al emitente una intención (IE) voluntaria o involuntaria. A continuación se detallan las diferentes posibilidades expuestas por el autor:

eco

Umberto Eco, Las clasificaciones de los signos, p.77

El modelo plantea una red de relaciones que rebasan por completo situaciones significativas. La manera en que desdibuja los límites entre el emisor y el receptor, voluntario y voluntario, estructural y lo ausente, lo cultural y sus límites. Luego, hay un mundo que se presenta, pero no es el sujeto ni mucho menos el objeto quien lo representa. El problema puede enfocarse en los procesos comunicativos que cada quien establece a partir de sus referentes culturales y la experiencia propia. A continuación se describen escenarios basados en el modelo de Umberto Eco que plantean situaciones significativas o comunicativas y sus límites:

  1. Un artista muestra un objeto artístico y el espectador reconoce el significado voluntario del objeto artístico. Las instituciones legalizadas por el mundo del arte reproducen las creencias y los valores del sistema cultural vigente. Cualquier exposición presentada en el museo Jumex y sus asistentes encajan dentro de la categoría.

(E = +; R = +; IE = +)

  1. Un artista muestra una obra y el espectador lo considera verdaderamente un objeto artístico. Un restaurante-bar-cine-galería-taller puede funcionar como simuladora de una institución legalizada por el mundo del arte y los receptores lo consideran verdaderamente una obra: Cine Tonalá es un buen ejemplo.

(E = +; R = +; IE = -)

  1. El artista realiza una exposición no reconocida por el espectador. Aunque advierte ciertas cualidades es muy difícil reconocer la obra. La intención del emisor es suficiente. Nada excluye que más tarde el receptor se dé cuenta de que ha recibido un mensaje y reconozca que era voluntario: el performance titulado Picnic formal de Pancho López embona en este proceso comunicativo.

(E = +; R = -; IE = +)

  1. El artista realiza una exposición bajo cualidades artísticas, pero el receptor nunca recibe de manera consciente el mensaje: Marta de Menezes en su pieza Nature modifica los patrones de ala de las mariposas bajo fines artísticos. Aquí la situación consiste en imaginar un día de campo donde aparecen mariposas con un pigmento azul que resalta en sus alas. Nunca imaginamos que la mariposa es una pieza artística.

(E = +; R = -; IE = -)

  1. El emisor no es consciente que su producción puede ser sujeta a cualidades artísticas. Existe un receptor que asume la producción como intencional: se atribuye un significado al acontecimiento, salvo que se crea una intencionalidad que no existe. En esta categoría se encuentra lo más asombroso de los procesos comunicativos: en un primer nivel, Henry Darger (1892-1973), trabajador de limpieza durante toda su vida, realizó un manuscrito de 15 143 páginas titulado La Historia de las Vivians. El texto fue descubierto tras su muerte y se ha convertido en un elemento del mundo del arte. Martín Ramírez (1895-1963) fue un artista diagnosticado con esquizofrenia y se recluyó en un centro de rehabilitación mental. Tarmo Pasto, profesor de psicología y Arte del Colegio Estatal de Sacramento, difundió su trabajo hasta adquirir la categoría de lo artístico.

(E = -; R = +; IE = +)

  1. Existe un emisor que produce un objeto. Luego, un receptor que lo descodifica según su contexto. Los alumnos que se encuentran estudiando una carrera artística no están en condición de formular una significación de su producción – muchas de las tareas dejada a lo largo de su formación – en el mundo del arte. Los objetos tienen la cualidad de ser educativos antes que artísticos.

(E = -; R = +; IE = -)

  1. Existe un sujeto que no tiene la intención de producir bajo cualidades artísticas. El receptor percibe la producción y se va. Más tarde, volviendo a pensar en ello, advierte que había estado frente a un objeto y la considera intencional. En efecto,  el espectador no tiene la razón. El sujeto crea bajo otras intenciones que no son las artísticas. Borys Groys en La política de la igualdad de los derechos estéticos afirma que “los medios de comunicación son los que dictan las normas estéticas”. El receptor o público construye su noción de arte a través de la “publicidad”, “MTV”, “Youtubers”, “videojuegos”,  “películas taquilleras de Hollywood” (AC, 2004). El ejemplo funciona para los nuevos productores de imágenes que luego adquieren la dimensión artística porque existe un receptor que le confiere esa categoría: Yuya no tarda en exponer en el museo Tamayo. El artista ha perdido su excluida función para producir imágenes.

(E = -; R = -; IE = +)

  1. El emisor se encuentra realizando un objeto bajo cualidades que no son artísticas. El receptor no advierte cualidades artísticas, se va y no se da cuenta, ni ahora ni nunca de lo realmente sucedido. “No interesa en un discurso sobre el signo, porque no sabemos si se ha producido o no una situación sígnica” afirma Umberto Eco, sin embargo aquí se puede pensar en todas las cosas que aún no forman parte del mundo del arte y serán categorizados en el futuro por otra sociedades.

(E = -; R = -; IE = -)

Conclusión

La definición de una realidad que se corresponde entre hechos e ideas tiene su origen en la época de los griegos bajo la concepción lingüística de listas y términos: un signo designa lo que significa. Ferdinand de Saussure  heredó la pregunta: cómo es el que signo puede estar ligado a lo que significa.  Durante la exposición de planteamientos surge la misma pregunta ¿ cómo es que los fenómenos culturales tienen sentido y significan relaciones estables? Las respuestas clásicas ofrecen respuesta por medio del análisis de la representación y el pensamiento moderno por medio del análisis de sentido y significación. El modelo de Umberto Eco se inscribe en el segundo planteamiento, pero abre las puertas para pensar la complejidad de los procesos de significación en la cotidianeidad de cualquier fenómeno social.

Las definiciones sobre nuestros marcos de sentido no habitan en una profundidad inalcanzable. Realidad y signo tienen como ingrediente común a la ficción: un algo más que no se deja domesticar por la cultura. El significado no se encuentra en un plano inmaterial o metafísico sino en el nivel más elemental de lo humano: lo animal sin reducirlo a un fenómeno de estímulo-respuesta. Charles Morris en  Signs, Language and Behaviour intentó definir al signo sin recurrir a un significado fantasmagórico o concepto desde una dimensión mental, es decir, ideas que preexisten a las palabras según Ferdinand De Saussure en Curso de Lingüística General.  Ninguno de estos fenómenos existe fuera de los marcos de interpretación que la gente se inventa y se cuentan unos a otros. No es de extrañarse que una sociedad sedienta de sentido, orden y funcionalidad desprecie al fenómeno del arte: a nadie le gusta que le digan sus verdades en la cara. No sabemos realmente donde se genera el sentido del mundo.

 

Bibliografía

Sierna-Chaves, S. (2015). La imagen como pensamiento. Toluca, México: Universidad Autónoma del Estado de México.

Yarari, Y. N. (2014). De animales a Dioses. Madrid, España: Debate.

AC, P. d. (2004). Resistencia. Tercer Simposio Internacional sobre Teoría del Arte Contemporáneo . México: Patronato de Arte Contemporáneo.

Eco, U. (2010). Las clasificaciones de los signos. Madrid, España: Labor.

Everart-Desmendt, N. (III). La comunicación artística: una interpretación peirceana. Signos en Rotación (181).

Graaf, R. d. (febrero de 2016). Coursera MOOC. (U. d. Ámsterdam, Productor) Recuperado el abrl, de Coursera: http://www.coursera.org

Roland Barthes (2012). Efecto realidad. Argentina, Tiempo contemporáneo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[1] C. S. Peirce (1931-58), Collected Papers of Charles Sanders Peirce, 8 vols., C. Hartshorne, P. Weiss y A. W. Burks (eds.). Cambridge: Harvard University Press. La referencia es directa de Nicole Everaert-Desmedt, “La comunicación artística: una interpretación peirceaan”, en Signos en Rotación, Año III, n° 181

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s