Arquitéctonica.

El texto está dividido en tres secciones. Primero, una sección donde expreso con mis propias palabras lo que dice José Ricardo Morales en su libro “Arquitectónica”, segundo, explico el concepto más importante con mis propias palabras y las del autor. Tercero, realizo una relación con Kenneth Frampton sobre el concepto utilizado, y finalmente, intento tomar una postura sobre el autor de manera personal acerca de lo comentado en párrafos anteriores. La arquitectura nos remite siempre al hombre concreto que habita o usa un espacio. La representación consiste en hacer presente algo; la presencia que buscamos tener presente en la construcción del pensamiento, es decir, en el pensar. Y dentro del quehacer arquitectónico, este nos hace, y contribuye a convertir al hombre en persona, hominizándolo, como ser consigo, y humanizándolo en el ser con los demás. El autor sitúa a la persona como un ser separado, cubierto y alzado mediante sus correspondientes manifestaciones arquitectónicas. La capacidad de edificar espacios para habitar permite encontrar al ser humano perdido en una determinada parte mediando toda la diferencia que existe entre el errante, el orientado y el situado. La arquitectura convoca: conduce, es decir, brinda los causes adecuados a nuestros hábitos y acciones, y convoca, llama y reúne al hombre y las artes, acogiéndoles bajo sus disposiciones protectoras. En suma no nos basta con estar el mundo; tenemos que encontrarnos en él. La arquitectura como la técnica de estar, en las principales actividades establecedoras del hombre. Tales actividades persiguen la permanencia y la situación. El hombre ha de hacerse un mundo arquitectónicamente, en el sentido de que debe crear un orden para su vida. Cabe señalar que una postura contraria a la unidad y la representación; lo constituye la elasticidad táctil del lugar y la forma y la capacidad del cuerpo para interpretar el entorno con datos distintos a los portados por la vista sugieren una estrategia potencial frente a las formas construidas. Kenneth Frampton, comenta que existe una prioridad dada a la vista para percibir las formas constituidas de la arquitectura. La cuestión es pensar que no sólo existe un paradigma para edificar los espacios en los que habitan los seres humanos tanto a nivel individual sino social: la intensidad de luz, la oscuridad, el calor, el frío, la sensación de humedad, el aroma de los materiales, la presencia de la mampostería cuando el cuerpo percibe su propio confinamiento, la resonancia de las pisadas como estrategias de resistencia para resignificar y buscar nuevas formas de edificar los espacios. Y en este sentido, considero que Morales entiende la función de la arquitectura y Frampton menciona el peligro de enmarcar las edificaciones bajo una lógica. El hombre crea orden en su vida de diferentes formas y cambia con los tiempos y sus sociedades: la permanencia no sólo está basada en las manifestaciones arquitectónicas sino en las prácticas sociales de las que emanan las concepciones de la especialidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s