Toluca: ciudad hiperreal para el 2050.

El presente texto parte del libro La Ciudad Hojaldre cuyo punto de partida es el concepto de metarrelatos, término que utilizó el filósofo frances Jean-Francois Lyotard para denunciar las construcciones históricas lineales y coherentes que la modernidad elaboró para conseguir legitimarse social, política y culturalmente. En este sentido, se introduce la multiplicidad de las distintas miradas para abordar la ciudad. Esta multiplicidad de miradas no se traduce en un único metarrelato, sino en multitud de pequeños relatos separados por sensibilidades directas. Así, los relatos agrupados en cuatro visiones, en relación a La Ciudad Hojaldre. Cada visión está guiada por una disciplina que define sus preferencias: la historia marca el tono culturalista de la ciudad; la sociología y la economía el de la visión sociológica; la ciencia y la filosofía el de la visión organicista; y la técnica el de la visión tecnológica.

En efecto, el ejercicio consiste en partir de una visión de la Ciudad Hojaldre y plantear un escenario futuro en la ciudad de Toluca para el 2050 únicamente en función de los espacios para el ocio, la cultura y el consumo . El enfoque sociológico parte de la postura de una ciudad como un escenario de la lucha de clases y el pensamiento marxista dirige los hechos urbanos hacia la relación con el mundo de trabajo y la producción, y la actividad social como enmascaramiento de la lógica política –económica del sistema. La ciudad es denunciada como una “superestructura”, es decir como una interpretación ideológica del mundo que tiende a justificar el orden socialista capitalista y ocultar la realidad que imponen las condiciones de producción. El marxismo postuló que es necesario ejercer una critica social para revelar la verdadera identidad de la ciudad.

El punto de partida para percibir a Toluca como una ciudad de consumo es percibirse como una ciudad sistema de múltiples municipios. El Área metropolitana está compuesta por varios municipios como Lerma, San Mateo Atenco, Ocoyoacac, Otzcolotepec, Xonacatlán, Temoaya, Almoloya de Juárez, Zinacantepec, Calimaya, Mexicatzingo, Metepec y Toluca. El hecho de que exista una división política que señale la existencia de tales municipios, no significa que cada uno sea un sistema diferente que no comparta problemas en común, al ser parte de una zona geográfica es necesario percibir a Toluca como un sistema complejo integrado de múltiples subsistemas. Toluca no sólo tiene que percibirse como una entidad sino que tiene que unificar esfuerzos en común para construir una imagen al interior del país y al exterior como atractivo turístico: resulta difícil que existan doce gobiernos municipales diferentes para un mismo sistema, doce administraciones con visiones distintas, compitiendo entre sí, trabajando cada quien por separado y logrando escasos o nulos resultados en torno a una percepción global asimilable tanto para los que estamos viviendo en alguna entidad como los que vienen del exterior. Entender a la ciudad como sistema complejo permitiría que los gobiernos trabajaran en conjunto para edificar una imagen seductora acompañada con las lógicas de la sociedad del espectáculo.

El Área Metropolitana de Toluca tiene atractivos turísticos: Cosmovitral, Plaza de los Mártires, Portales, Rectoría de la Universidad Autónoma del Estado de México, Zona típica de Metepec ( Parque Juárez, Exconvento, Calvario, artesanías), Zoológico de Zacango, Sala de Conciertos Felipe Villanueva, Casa de las Diligencias, Casa de las Artesanías, Zona Arqueológica de Calixtlahuaca, Ciudad Universitaria: Templos de la Santa Veracruz, El Carmen, La Merced y San José ( El Ranchito), Parque Metropolitano, Bicentenario, Alameda Central, Alameda 2000, Paseo Colón, Andador Constitución, entre muchos otros. Asimismo, Toluca es la segunda ciudad con mayor número de museos en el país: Centro Cultural Mexiquense, Ciencias e Industria, Bellas Artes, Numismática, José María Velasco, Luis Nishizawa, Felipe Santiago Gutierrez, Acuarela, Estampa, Ciencias Naturales, Leopoldo Flores, Virreinal de Zinacantepec, Del Barro, Torres Bicentenario, Salón de la Fama Deportivo Toluca, Bomberos. Por cierto, no existe un Museo de la Ciudad de Toluca capaz de generar una mirada global de las distintas visiones históricas y diálogos que podrían abrirse con los municipios.

En suma, la creación de eventos culturales que identifiquen la diversidad cultural y geográfica de la zona metropolitana es fundamental. De lo contrario, edificios que funcionen como mónadas, es decir, envolturas que encierren el interior protegiéndolo del exterior; Toluca, para el 2015, no sólo podría conformarse con explotar sus áreas históricas sino en tematizar para realzar su atractivo poniendo las más avanzadas tecnologías al servicios de la simulación. Para llegar a ser una ciudad con atractivo turístico, la zona metropolitana debería construir un Disneylandia y confluir con la industria del ocio, la cultura y el consumo: edificar una cultura artificial con todos los imaginarios posibles y habitar en esta. Asimilar la historia como un gran metarrelato, y concebirse como sujetos artificiales al interior de una cultura de masas asumiendo la desigualdad, la segregación y el conflicto tanto política como social pero en un espacio para la hiperrealidad.

García Vázquez, Carlos, 1961. Ciudad hojaldre: visiones urbanas del siglo XXI. Barcelona: Gustavo Gili, 2004. Capítulo 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s