La razón estética: el juego eterno de las metáforas.

El texto está dividido en tres secciones, primero, una sección donde expreso con mis propias palabras lo que dice Chantal Maillard sobre la razón estética. Luego, relaciono el concepto de estética relacional en función de su trascendencia al conocimiento racional y finalmente relaciono las postura con mi punto de vista. ¿ Puedo jugar mi propia vida y al mismo tiempo ser consciente del juego? Es la pregunta que detona la posibilidad de la razón estética: si. Percibirse en el mundo en primera persona y tercera persona implica una conciencia: La ficción el reino de lo posible. Y esto se debe a que la razón está en crisis. La razón no puede describir la totalidad de lo que acontece. El lenguaje fuerza al universo a convertirse en realidad, es decir la metáfora que se cosifica.

La razón estética va más allá de la razón porque no interpreta mundos sino que construye mundos. Es una postura que participa en el suceso como voluntad de integración. Consiste en lograr que nada coagule en conceptos para que la palabra siga siendo líquida, afirma Maillard. Además el mismo autor sugiere la liberación por descubrir al sujeto integrándose al mundo: la cotidianeidad ofreciéndose como posibilidad al espíritu-cuerpo. La eliminación de los prejuicios con la intención abierta a la recepción. El mundo es entonces perpetuo ofrecimiento, un intenso torbellino de posibilidades. El conocimiento alejado de las formas explicativas de la realidad significa la comprensión creadora de un mundo estetizado: la creación continúa de metáforas.

La verdadera naturaleza de las cosas trasciende al conocimiento racional. La realidad sólo puede expresarse mediante metáforas. Me parece que Duchamp define muy bien la cuestión de jugar con las metáforas: El arte es un juego entre los hombres de todas las épocas. En este sentido Bourriaud aborda el concepto de estética relacional como un materialismo de encuentro que toma como punto de partida la contingencia del mundo que no tiene ni origen, ni sentido que le precede, ni razón que le asigne un objetivo. Así, la esencia de la humanidad es puramente tran-individual, hecha por los lazos que unen a los individuos entre sí en formas sociales que son siempre históricas: “la esencia humana es el conjunto de relaciones sociales”( Marx). La razón estética es un respiro para jugar con la metáfora abriendo los causes de la creación de otras ficciones posibles que reemplacen a las anteriores por su mayor complejidad, y en el camino asumirse como jugadores de un sistema de relaciones que deviene frente a nosotros. En efecto, el texto es una relación de significados que intentan representar lo que la razón estética significa ya sea las mismas palabras del autor o por mi marco de experiencia. El conjunto de relaciones está basado en mi capacidad de jugar, de ensamblar, y sobre todo, en la de saberme capaz de crear textos posibles.

Maillard, Chantal. La razón estética / Chantal Maillard. Barcelona : Laertes, 1998

Bourriaud, Nicolas. (2006). Estética relacional; traducción de Cecilia Beceyro y Sergio Delgado. Buenos Aires. Adriana Hidalgo editora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s