La creación como acto de la expresión.

La metafísica de la expresión es una lucha encarnada para deshacerse de lo evidente, de los datos, de los hechos, de las anécdotas para crear el vacío. Y una vez que este haya sido creado, como diría Valente: “ sumergirse en ese espacio de la creación desprovisto de todo para hurgar en el mundo en su mundo” (Ortiz, 2000). El Ser en griego antiguo significa: “con respecto a la totalidad, es lo universal en el sentido de lo que es común a distintos elementos, lo que vale para una comunidad” (de Nigris, 2012). Y una comunidad de elementos llega a ser una totalidad de sentido, lógica u antológica, dependiendo del lazo de comunidad que se establece.

La filosofía alcanza su máximo nivel cuando la metafísica encuentra un principio y un fin para comprender la realidad en cuanto totalidad: la revolución consiste en desechar de una vez el prejuicio, común a la filosofía y los presentimientos, de que el ser es inaccesible, de que no se muestra a primera vista: el ser es fenómeno. La creación es un hecho de experiencia: el universo está constituido de permanencia y relatividad. El ser como objeto de una experiencia primaria, es lo esencialmente comunicable. El ser no requiere ninguna justificación para expresarse manteniendo la identidad del ser como un concepto que no corresponde a la experiencia y común de la realidad pero la necesidad de investigar es una necesidad de expresión de aquello que sucede frente a nosotros.

Ninguna duda puede hacer respecto de quién expresa: el hombre. El hombre es expresión, y esta facultad no sólo es la capacidad de hablar para distinguir a otros. La expresión es un fenómeno: el sujeto humano es un individuo y su entidad se distingue de los demás por cada expresión singular: la expresión como un acto de resistencia a las formas absolutas es creativa y simbólica. La creación es una forma de conocimiento no necesariamente indexado a una comunidad académica. La investigación no está reservada a la ciencia. El valor cognitivo del arte es la expresividad del ser.

En cualquier expresión, el hombre expresa su ser del hombre: “debe reconocerse plenamente que la ciencia está impregnada de subjetividad; su riqueza también estriba en que los elementos psicológicos y emocionales están presentes en sus métodos, pues la ciencia es sueño, imaginación e intuición” (Lakoff, 2004). Eso que llamamos expresión: realismo, romanticismo, impresionismo, surrealismo, cubismo, dadaísmo, hiperrealismo, expresionismo, y así ad infinitum son actualizaciones del ser en comunidades que hablan de modos para relacionarse con el mundo.

La creatividad responde a la degradación ontológica de todo lo que nos rodea: el arte como exaltación de la individualidad para enfrentar al mundo de las sombras. Las sombras son el mundo de los fenómenos que se desvanecen frente a nuestros sentidos. La pshysis, como la llamaban los filósofos presocráticos, es el manantial del cual vamos generando teorías científicas pero también obras artísticas, convirtiéndose en un fuerte detonador de nuevas experiencias sobre la realidad: “la creación genera así objetos dinámicos y orgánicos que plasman una visión del mundo, un mundo inmediato y general de significado” ( Fonseca, 1992 ).

La expresión del ser es histórica: es decir que cada ser es una expresión concreta de un modo de existencia. La existencia prueba la efectividad de nuestra intuición primaria de este ser. La experiencia estética es una faceta fundamental en la búsqueda de conocimiento humano. Al vivir; el arte, el homo sapiens juega con su ser y el mundo; este juego proporciona ser y sentido a su existencia, que lo proyecta hacia el futuro. Argan afirma que: “el hombre se enfrenta con la creación de un obra a partir de dos experiencias: la experiencia que afirma la naturaleza y la experiencia de la historia” (1955). De la actitud que se asume frente al mundo, ya sea eligiendo cierto tipo de percepciones sobre otras, el ser desarrolla métodos para acercarse a su objeto. En este sentido podríamos distinguir en el conocimiento una fase primaria: que es el aparecer: intuición o aprehensión inmediata del ser. Una segunda fase que es el reaparecer: representación mental o verbal. Y una tercera fase que es el parecer sobre lo representado. El hombre inaugura la naturaleza cada vez que se relaciona con esta, vivir consiste en expresar nuestras propias relaciones resultado de una realidad en devenir.

Preguntar, de esta manera, qué es la creatividad, qué es ser creativo, es preguntar por un número infinito de posibilidades a las cuales se puede vincular la expresión del ser – el logos pensante y el logos expresivo están inmersos en una sustancia corpórea que se actualiza en cada manifestación del ser – atravesado por un espacio tiempo que le son propios además de una historicidad concreta: el mundo virtual entendido no tanto como una simulación informática, sino como un espacio para las manifestaciones expresivas del ser que sólo se actualizan en la interacción, lugar de encuentro para lo colectivo. Levy afirma que: “la virtualidad como una característica del ser que hace latente su diferencia: la presencia virtual de la humanidad en ella misma, y esa expresividad desligada de cada ser pero afirmándose en la comunión de la diferencia” (1998).

En el territorio especial que cubre la ontología del hombre, la presencia del ser toma la forma distintiva de expresión. El material fenoménico de las expresiones es testigo de una existencia singular, luego entonces existe una historicidad de la expresión. Los productos del hombre no cambiarían si no cambiara el productor: la producción expresa cambio, la expresión produce cambio. En ese sentido, el hombre es ajeno al hombre por su individualidad óntica: pero a la vez es propio, y no ajeno, porque esa individualidad se forma en la comunicación. El tú se singuraliza expresando, y expresar es activar la comunidad ontológica y existencial a la vez. El ser de la expresión es el ser del sentido, caracterizable antológicamente por la libertad. En esa dirección, el sentido crea un sistema de fines, motivos y razones: la pregunta del porqué, y el para qué no es un mero desahogo emocional. El sentido es propiamente una forma de ser irreductible a lo físico.

Nicol dice: “que el común denominador en los discursos del método ha sido el endiosamiento de la razón” ( González, 2014). Y esto puede verse desde Parménides, pasando por Platón, en Descartes hasta la filosofía del siglo XX. Un método es un camino para acceder al mundo. El método es un camino para llegar a algo que se quiere conocer, pero no es un conocimiento que aparece por casualidad, este se produce en el mismo proceso de creación: El acto de la misma expresividad es el acto del conocimiento. En este sentido el cuerpo humano es una realidad ajena al ser humano porque cada cuerpo está aislado. El ser de la expresión se encuentra un poco limitado por el propio órgano con que se manifiesta. El cuerpo es aislante, dado que todo lo que es y hace se explica por la expresión: el ser humano antes de ser carne – insisto – es expresión. El hombre es el ser del sentido: ¿qué forma de ser es la de un ente que expresa?, ¿ cómo tiene que ser, cómo ha de estar constituido un ente que siempre expresa y en el cual todo es expresivo?. Ser expresivo significa ser diferente. El hombre se hace distinto expresando. La interpretación del ser humano comienza auténticamente en el mero darse cuenta de que es un ser expresivo. Vida y expresión no son lo mismo. El ser del hombre está en la superficie no de forma natural sino con la forma expresiva nadando en el mar del sentido. De este modo, el conducto corporal es un puente entre la sustancia de una naturaleza que es compartida en cada ser humano: razón y expresión verbal.

La expresión depende de la forma del ser. No miramos del mismo modo a una llave que a una obra de arte. El método científico delimita fenómenos que son objetos de investigación. El investigador concentra la pasión de explicar que, según Maturana, constituye el desencadenante de la investigación científica porque él también, en cuanto ser que es, está relacionado con el fenómeno en la medida que lo experimenta, como el resto de los sujetos, la expresividad habita el problema y este le parece un objeto de su vivencia inmediata (1991). La investigación científica constituye una vivencia comprendida del fenómeno a estudiar a través de la razón y la expresión verbal. De ese modo Moles ,1957, nos propone tres momentos para la investigación científica: el primer estadio de la investigación científica refiere a la síntesis intuitiva del fenómeno investigado. El testimonio de científicos construye un hilo conductor conectando la investigación con la problematicidad del fenómeno tal como ésta ha sido experimentada por el científico. Cabe señalar que, es el diálogo con la comunidad lo que distingue una forma mental frágil del ser a un fenómeno sometido a una relación: el yo y el tu situados uno frente al otro sólo pueden comportarse dialógicamente. La copresencia es una comunidad ontológica. El ser, como un objeto de una experiencia primaria y común, es lo esencialmente comunicable. No es un contrario buscar lo que ya se tiene, lo que siempre está presente. ¿ De dónde partiríamos en busca del ser, sino del ser mismo?.

La expresión distingue al hombre de lo no humano y crea la singularidad distintiva de cada hombre. La verdad es una comunidad de metáforas que buscan a los hombres para expresarse. Tanto el artista como el investigador son seres que viven en la expresión y son atravesados por el principio de indiferencia y el principio de sentido. Las cosas permanecen indiferentes a nuestra manera de concebirlas y representarlas. Esto quiere decir que son indiferentes; su indiferencia y revela auténticamente su forma de ser propia. El sentido no es un accidente, es una categoría alternativa del ser de la expresión, de alternativa, de la libertad. Sentido no es significado. La misma pregunta ¿ qué es el ser? Atestigua la existencia de dos órdenes del ser: el que expresa y el que no expresa.

El segundo momento de la investigación científica consiste en realizar un recorrido analítico, de carácter generativo, en el curso del cual el fenómeno vivido está sometido a un proceso de vivisección. El sujeto mapea lógicas que lo atraviesan y que, en realidad, constituyen principios de organización desde el principio del fenómeno en su interior pero que exigían todo el esfuerzo y la pasión de explicar el fenómeno para hacerse comprensible. Y en esto parece diferenciarse la investigación científica de la artística: revelar los principios de organización que atraviesan los fenómenos haciéndolos comprensibles y ubicándolos al nivel de nuestras facultades intelectuales. La eficacia reside en que la vivencia regrese a su ámbito sensorial de partida, pero ahora capaz de tomar diferentes posturas para abordar los problemas definidos por el investigador. La investigación hace comprensible para una comunidad el objeto de estudio. El trabajo del artista es postura más allá del ámbito de experiencia su proceso de creación y acercarlo a diferentes comunidades de conocimiento.

El tercer momento de la investigación científica consiste en la síntesis selectiva con la que concluye el proceso generativo anterior y que constituye en algún sentido un regreso a la síntesis intuitiva inicial: las formas lógicas que habitaban de manera incipiente y apenas presentida en el primer momento, ahora se revelan evidencias de su disposición interna. De modo que lo que era simplemente sentido se revela razonable, y por consiguiente, capaz de ser objeto de una exposición argumentada que lo haga comprensible en el plano de la razón. El ser funda su existencia sin salir de ella, funda la realidad porque es él mismo la realidad. La razón y la experiencia concuerdan en que el ser no tiene contrarios: no hay nada fuera de él, ni alberga la nada en su seno. No hay significaciones puras. Todo lo que significa expresa. No es posible formular una proposición que sea carente de sentido. El sentido no produce una comunidad sólo porque requiera dos términos asociados, el que expresa y el que entiende, sino por la asociación de los entendimientos. El sentido no busca el consenso: lo crea.

Nicol relaciona con Husserl el dominio de lo puramente lógico y propone devolverlo al dominio material de las intuiciones. Habla en efecto , de dos modalidades de la evidencia: una es la visión apodíctica (por lo que penetramos con la mirada intelectual de una esencia). Toda evidencia, primera de sus meditaciones, es la autentica aprehensión de una existencia, o de una esencia con plena certeza de este ser, y con exclusión de toda duda. Pero añade, que hay posibilidad de que lo evidente se torne dudoso, de que el ser se revele como apariencia. Así ocurriría con la experiencia sensible. Es necesario devolver la mirada apodíctica al dominio lógico: el ser se hace manifiesto en la palabra dialogada.

La ciencia no es sino una coerción de lo vulgar, no requiere de ningún método para alcanzar al ser: el ser está a la vista. El conocimiento no necesita de un artificio metodológico para convocarlo. La ciencia no se funda a sí misma, sea ciencia natural o ciencia metafísica: la ciencia se funda en el ser ya aprehendido. Ninguna ciencia es más apodíctica que el conocimiento inmediato de las cosas reales; en tanto que ella es creación, y no sólo representación, y en tanto que implica una posición frente a la realidad, y no una mera representación simbólica. La auténtica aprehensión de los objetos sensibles se obtiene con los sentidos y con el logos, que es pensamiento y palabra.

Finalmente, el yo no puede desconectarse de la realidad en que se halla inmerso. Esta realidad lo constituye como ser ( condición ontológica), y es el fundamento de toda posibilidad de conocer y de pensar ( condición epistemológica). El ser que yo soy sólo puede existir integrándose con lo que él no es. Es imposible que exista más que yo. Además no tengo otra manera de existir sino en y con y por y para el ser que yo no soy. Y que está implicado en la mismicidad del yo. La evidencia de su propio ser no lo desprende del resto: pienso luego hay ser ajeno al mío. El equivoco consiste en descontar que el principio método-lógico ( el de la razón ) es el mismo principio ontológico ( el del ser ). La distinción que se establece entre el pensar y el conocer consigue divorciar el ser y la realidad.

 M. en E.V. Mariano Carrasco Maldonado.

Referencias:

Argan, Giulio Carlo. Pier Luigi Nervi. Buenos Aires: Edicio- nes Infinito, 1955.

de Nigris, F. (2012). El ser y la sustancia de aristóteles ante la razón vital: Las cuatro reducciones de la realidad/Aristotle’s being and substance in view of the vital reason: The four reductions of reality. Anales Del Seminario De Historia De La Filosofía, 29(2), 625-648.

Fonseca, C. 1992. S. T. Coleridge: El papel de la imaginación en el acto creador. Revista de Filosofía de la Universidad de Costa Rica, 30 (71): 89-95.

Giulio Carlo Argan, El concepto de espacio arquitectónico desde el Barroco a nuestros días (Buenos Aires: Ediciones Nueva Visión), 8.

González, R. A. (2014). Metafísica y contradiscurso del método: Hacia una nueva concepción del ser a partir de la óptica de eduardo nicol/(metaphysics and counter-method: Toward a new conception of being from the perspective of eduardo nicol). Revista De Filosofía, 39(1), 29-45

Lakoff G. & M. Johnson. 2004. Metáforas de la vida cotidiana. Cátedra, Madrid, 288 pp.

Lévy, Pierre, 1998, “Sobre la cibercultura”, en: Revista de Occidente, No. 206, junio, Madrid.

Maturana, H. (1991): «La ciencia y la vida cotidiana: la ontología de las explicaciones cientificas», en Watzlawick, P. y Krieg, P. (comps.), La realidad, ¿objetiva o construida?, Barcelona, Gedisa, 1995, 157-194.

Moles, A. A. (1957): La creación científica, Madrid, Taurus, 1986, 141.

Nicol, E. (2008): Metafísica de la expresión, nueva versión, México, Fondo de Cultura Económica.

Vélez Ortiz, Nicanor. “José Ángel Valente o el movimiento de la materia”, Rosa Cúbica Revista de poesía (Barcelona, 2000-2001): 116.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s